berriak

Centro Francisco de Asís

La festividad de la Virgen de Arantzazu contará este año con diversos cambios en su programa festivo debido a la situación generada por la propagación de la COVID-19. Así, la cita del próximo 9 de septiembre se reducirá a la celebración de la Misa Mayor. La modificación en el tradicional programa elaborado por la comunidad franciscana de Arantzazu implica la supresión de la recepción de las autoridades civiles y del correspondiente aurresku en su honor. Además, no se llevarán a cabo ni el concierto que la Banda de Oñati suele ofrecer ni la peregrinación a pie que anualmente realiza el pueblo de Oñati.

“Los franciscanos hemos decidido no celebrar la festividad de la Virgen de Arantzazu como en años anteriores dado que queremos minimizar el riesgo de contagio por la COVID-19”, indica Juan Ignacio Larrea, Guardián del Santuario de Arantzazu. De esta manera, la festividad se reducirá a la celebración de la Misa Mayor con aforo limitado. Por ello, las personas interesadas en asistir deberán solicitar la invitación en la tienda de recuerdos de Arantzazu o en el Centro de Interpretación del Chocolate-Txokolateixia de Oñati. Cada solicitante podrá recoger un máximo de dos invitaciones, y la presentación de la invitación será obligatoria para poder acceder al interior de la basílica.

La Misa Mayor del 9 de septiembre comenzará a las 12 del mediodía y será retransmitida, como es habitual, por Segura Irratia. Con el objetivo de evitar aglomeraciones, la entrada principal del templo abrirá sus puertas con una hora de antelación (11:00 horas). Además, las personas con movilidad reducida podrán entrar en la iglesia por la entrada de la torre grande. En lo que al acceso se refiere, es recomendable acudir con antelación y evitar esperar hasta el último momento. También cabe destacar que el uso de la mascarilla es obligatoria, así como la limpieza de manos con gel hidroalcóholico.

70 aniversario de la colocación de la primera piedra de la Basílica

La realidad devenida por la aparición y la propagación del COVID-19 limitará la programación de la festividad de la Virgen de Arantzazu, pese a que el próximo 9 de septiembre se cumplen 70 años de la colocación de la primera piedra de la actual Basílica de Arantzazu (1950-1955). Diseñado por los arquitectos Francisco Javier Sáenz de Oíza y Luis Laorga, el templo se ha convertido en emblema de la renovación del arte religioso en el siglo XX. Con el fin de recordar esta significativa efeméride, la Basílica de Arantzazu protagonizará el cupón de la ONCE el día 9 septiembre.

FaLang translation system by Faboba