berriak

“La mujer, que estaba preñada de esperanza a los pies de la cruz,
ha dado a luz a un precioso niño que expresa ya de forma física y material
que ha llegado el nuevo mundo”
.
Xabier Egaña

Xabier Egaña es un artista al que no le interesa la obra de arte en cuanto a técnica o belleza, sino como conjunto de signos que le permiten transmitir un mensaje concreto. El problema que Egaña planteó a la hora de pintar el camarín de la Virgen de Arantzazu fue el de la existencia del mal, del dolor, de la injusticia. Para ello se basa en el libro de Job. Al igual que Job, no entiende la razón del dolor, que considera como algo sin sentido. Pero cree en Dios, a pesar de las preguntas y las dudas, tiene fe en que algún día llegará la Jerusalén celestial, el nuevo mundo, en el que sólo el amor, la paz y la justicia existan, habiendo desaparecido el dolor.

Esta obra de Egaña está formada por ocho paneles que cubren un total de treinta metros de largo por cuatro y medio de ancho. Estos murales expresionistas se pueden agrupar en cuatro conjuntos temáticos: la Creación, el Mundo, la Salvación y el Apocalipsis y la Esperanza. El propio Egaña los explica sin seguir el orden consecutivo.

  • Lo absurdo del dolor
     

  • arantzazu kamarina kreazioa

    La creación
     

  • arantzazu kamarina Kristo gurutzea gainean daramala, eta gurutzetik eraistea

    Con la Cruz a cuestas y el descendimiento

  • arantzazu kamarina desesperazio guztizkoa

    La desesperación total
     

  • arantzazu kamarina Arantzazuko Amaren irudia

    La imagen de la Virgen de Arantzazu

  • arantzazu kamarina Apokalipsiko lau zaldunak

    Los cuatro caballos del Apocalipsis

  • arantzazu kamarina itxaropen-iturria

    Fuente de esperanza
     

  • arantzazu kamarina bakea eta maitasuna

    Paz y amor
     

La función del camarín es la de permitir ver la imagen de la Virgen de Arantzazu. A este lugar, que Xabier Egaña terminó de decorar en 1979, se accede tras subir unas escaleras que se encuentran detrás del presbiterio.

Egaña se encontraba en Madrid cuando le sugirieron que podía ser él quien decorara el camarín. Esto fue en 1978. En realidad había transcurrido mucho tiempo desde que los bocetos de Néstor Basterretxea crearan la polémica que retrasó desde los años 50 hasta mediados de los 80 la decoración de la cripta, pero al parecer en veinticinco años la censura en materia de arte sacro no había avanzado demasiado. Y es que también costó un gran esfuerzo que los murales de Egaña, en los que aparecían desnudos masculinos y femeninos, fueran aceptados por la moral cristiana en un recinto tan sagrado. Poco a poco la comunidad de franciscanos entendió el sentido de esta obra de Egaña que se basaba en el libro de Job, donde el tema central es el sentido del dolor, y sus pinturas no supusieron otro escándalo como el de la cripta de Basterretxea.

Xabier Egaña nació en Las Arenas el 22 de julio de 1943. A los diecisiete años se hizo franciscano en Zarautz, donde estableció relación con Javier Álvarez de Eulate, autor de las vidrieras del Santuario de Arantzazu. Él fue quien le animó a introducirse en el mundo del arte.

El pintor muestra influencias del cubismo en cuanto a la esquematización de sus figuras y toma del expresionismo los colores fuertes y brillantes. En 1968 trabajó en el taller de Jorge Oteiza durante la realización del apostolado para la fachada de la Basílica. Pueden considerarse como sus obras principales los murales del camarín de la Virgen del Santuario de Arantzazu, el ábside de la parroquia de San Pelayo y el muro conmemorativo de Salbatore Mitxelena de Zarautz. Además, ha expuesto sus obras en Alemania y Puerto Rico.

FaLang translation system by Faboba

Agenda

24
May
Fecha 24 Mayo 2019

25
May
Fecha 25 Mayo 2019

09
Jun
Fecha 09 Junio 2019

07
Jul
Fecha 07 Julio 2019

21
Jul
Fecha 21 Julio 2019