basílica

Eulate Oteiza margotzenJavier Álvarez de Eulate nació en San Sebastián el 26 de abril de 1919. Estudió dos años en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. De allí llegó a Arantzazu, donde entró en contacto con las obras de la nueva Basílica.

De los artistas que más influyeron en su obra destacan Jesús Vasiano, con quien estuvo en Pamplona durante la Guerra Civil, Ignacio Zuloaga y Valentín de Zubiaurre. Pero la persona que mayor huella dejó en su concepción del arte y en la forma de realizar su obra fue Jorge Oteiza.

Su trabajo artístico se desarrolla tanto dentro de la figuración como de la abstracción, realizando obras de pequeño formato a los que él mismo denominó “post-diluvios”, “diagonales” y “espacios para una aparición” y grandes murales que decoran ábsides de lugares religiosos como el retablo de la Iglesia de San Ignacio de San Sebastián, el de las benedictinas de Oñati y la ermita de la Magdalena en Bergara.

La colorida obra de Álvarez de Eulate refleja la necesidad de lo sobrenatural y recrea un misticismo tangible: “Pretendo elevar al espectador a una realidad superior, llevarlo de lo visible a lo invisible pero real”.

FaLang translation system by Faboba